EL ECO DE LOS PASOS: EL ANARCOSINDICALISMO En la calle En el Comité de Milicias En el gobierno En el exilio por Juan García Oliver

EL ECO DE LOS PASOS: EL ANARCOSINDICALISMO En la calle En el Comité de Milicias En el gobierno En el exilio por Juan García Oliver

Titulo del libro: EL ECO DE LOS PASOS: EL ANARCOSINDICALISMO En la calle En el Comité de Milicias En el gobierno En el exilio

Autor: Juan García Oliver

Número de páginas: 873 páginas

Fecha de lanzamiento: January 30, 2016

Editor: ChristieBooks

Juan García Oliver con EL ECO DE LOS PASOS: EL ANARCOSINDICALISMO En la calle En el Comité de Milicias En el gobierno En el exilio

EL ECO DE LOS PASOS: EL ANARCOSINDICALISMO En la calle En el Comité de Milicias En el gobierno En el exilio por Juan García Oliver fue vendido por EUR 5,62 cada copia. El libro publicado por ChristieBooks. Contiene 873 el número de páginas.. Regístrese ahora para tener acceso a miles de libros disponibles para su descarga gratuita. El registro fue libre.

La extraordinario autobiografía de Juan García Oliver, escrita a sus 71 años desde el exilio en México y publicada originalmente por Ruedo Ibérico. En ella se narran, con prosa ágil y hasta frenética en este extraordinario testimonio, los acontecimientos de su extraordinaria vida, desde sus precoces actividades sindicales, participaciones en huelgas y encarcelaciones, hasta su nombramiento como Ministro de Justicia y su doloroso periplo de exiliado por medio mundo.

Tras muchos años de silencio y de huir de todo tipo de protagonismo histórico, desde su exilio mexicano Juan García Oliver da a la publicidad sus Memorias. Anarcosindicalista de la primera hora, hombre bregado en huelgas y luchas revolucionarias, este antiguo camarero, huésped asiduo de los más duros penales de la dictadura primorriverista, había de convertirse en una de las figuras políticas claves del bando republicano. Su intervención resultó decisiva para la continuidad de la legalidad republiblicana en Catalunya tras la derrota de las fuerzas insurrectas y más tarde, siendo ya ministro de Justicia, había de convertirse en hombre-puente a quien confiar el allanamiento y suavización de los antagonismos que enfrentaban a las fuerzas en el seno de la República.